Inspiración: cambio de armarios

Después de unos cuantos días seguidos de buen tiempo y con el mes de mayo avanzando, me toca ponerme manos a la obra y empezar con el cambio de armario.


En mi caso, no resulta una tarea fácil, primero, porque tengo muchísima ropa y zapatos y segundo, porque, además, en mi casa no tengo desván ni trastero donde guardarla, así que tengo que pasarme varias tardes dando viajes a casa de mi madre para dejar la ropa de invierno en mi antigua habitación, ahora convertida en vestidor, y recoger la de verano para llevarla a mi casa. 

El año pasado, me pilló el buen tiempo sin el cambio planificado y fue un desastre; todo a carreras, las habitaciones de ambas casas repletas de ropa y trastos, la ropa toda arrugada (con la consiguiente saturación de plancha para adecentarla) y más de una semana para dejarlo todo medio en orden

Este año, en cambio, lo voy a hacer bien. Después de navegar por internet y encontrar un montón increible de páginas que abordan este problema (algo que me consuela, porque veo que no soy la única que tiene un problema grave con el tema del cambio de armarios), me he quedado con unas pautas básicas que aparecen repetidas en todos los artículos que consulté:

1.- Elegir la ropa que vamos a recoger. Inevitablemente a lo largo de la temporada que ahora acaba, hay prendas que no nos hemos puesto en todo el invierno ni una sola vez, que ya no nos sientan bien, que ya no están en buen estado o, simplemente, que ya no nos gustan. 

En todos estos casos, lo más recomendable es deshacernos de ellas sin más contemplaciones. Aunque deshacernos no tiene que implicar el tirarlas a la basura, una buena opción, si la ropa está en un estado aceptable, es donarla a Cáritas o alguna ONG que conozcamos para que puedan utilizarla otras personas.

Yo tengo que confesar que no tiro tiraba nada; porque tenía mucho sitio donde guardar la ropa que no usaba y porque siempre pensaba que esa ropa la volvería a poner en algún momento. 


La verdad es que no es así y después de más de tres o cuatro años haciendo estos cambios de temporada  monumentales, esa ropa sigue sin ver la luz. Así que, siguiendo un consejo que se repite mucho en los blogs, este año, si una prenda no me la he puesto en las dos últimas temporadas ni una sola vez, se va al montón de bye, bye sin contemplaciones.

Eso sí, esta regla no la aplico a los zapatos porque sólo retiro aquellos, poquísimos cada temporada, que están muy muy estropeados o deformados. 

En cuestión de zapatos soy mucho más cuidadosa que con la ropa y siempre los tengo impecables, los llevo al zapatero para cambiar las tapas en cuanto se empiezan a estropear, les limpio las suelas antes de guardarlos en el armario, siempre están al día de betún, limpieza, etc.  y como tengo tantos pares no se estropean porque cada temporada me los pongo en pocas ocasiones... así que es poco probable que tenga que deshacerme de algún par. 

2.- Hacernos con unos buenos elementos de almacenaje. Este año he invertido un poco de dinero en unas cajas grandes de plástico donde colocar la ropa bien doblada y limpia (planchar no la pienso planchar para recogerla por mucho que lo recomienden porque a la hora de sacarla de nuevo el próximo invierno ya la plancharé antes de colgarla) con unos perfumadores de armario (naftalina no, que odio su olor) para evitar ese olor a ropa guardada que, en zonas tan húmedas como Asturias, se queda en las prendas. 

Al final, me compré tres cajas: una para las chaquetas, americanas de invierno y abrigos de paño fino; otra para los jerseys y pantalones de invierno y otra para los vestidos; aunque creo que no estaría mal hacerme con otra para los abrigos más gordos que pueden doblarse y las parkas. 

Además, también he comprado alguna caja bonita para guardar los guantes, las bufandas, los sombreros, las medias... con etiquetas para saber donde está guardada cada cosa. 

3.-  Olvidar el "esto lo dejo para estar en casa". No sé vosotr@s, pero yo cada vez que hago hacía el cambio de armario dejaba una buena cantidad de prendas que ya no estaban en buen estado con la excusa de dejarlas "para estar en casa"... Por eso todavía conservo un pantalón de chándal del instituto, la camiseta de un concierto de Maná en Gijón de 1998... que están para el arrastre, que no me pongo apenas salvo que vaya a hacer limpieza generalísima (pocas veces, jeje), pintar en casa o algo semejante y que me ocupan parte de un armario en el piso de arriba que podría utilizar para guardar la ropa de deporte, por ejemplo. 

Así que este año, toda esa ropa "casera" se va también al montón de bye, bye y dejaré únicamente un par de prendas ... por si acaso.

4.- Escoger bien las prendas atemporales.  En mi caso, las blusas, las camisas, las camisetas de algodón y los vaqueros permanecen en el armario durante todo el año; pero, además, viviendo en el Norte, es imprescindible dejar también el chubasquero, alguna parka y, muy a mi pesar, hasta algún abrigo fino. 

No tiene mucho sentido hacer el cambio de armario sin dejar este tipo de prendas para que en medio de la época veraniega nos venga una semana de tiempo infernal y lluvia (por favorrrrr, que no ocurra!!!) y tengamos que ir corriendo a deshacer la caja de abrigos en busca del chubasquero, por ejemplo.

Lo mismo ocurre con el calzado; inevitablemente, las botas de agua es mejor no recogerlas definitivamente, vale más apartarlas, y tener siempre a mano un par de botas veraniegas, de colores claros y media caña, por lo que pueda pasar. 


5.- Ordenar y tener controlados los complementos.
Salvo contadas excepciones, los cinturones, pañuelos, bolsos, carteras, gafas de sol... también permancen inmóviles en mi armario. Además, y esto ya lo hice cuando me mudé a mi casa actual, lo mejor es tenerlos ordenados y agrupados para saber qué tenemos, dónde lo tenemos y, sobre todo, para no olvidarnos de que los tenemos (eso me ha pasado y más de una vez  :P )

Es una buena forma de variar más nuestros outfits y darle más y mejor uso a las prendas y complementos que ya  tenemos.
 
 
Y hasta aquí la teoría, la práctica os la contaré al final de esta semana... 
 
Espero seguir mis propios consejos al pie de la letra y tener un armario ordenado, funcional y racional... pero  ya veremos ;)
 
Imagen vía www.curatedbydesign.tumblr.com
 
 
Un besazo
 
 






 





You Might Also Like

11 comentarios

  1. Respuestas
    1. Y a mí, guapa! Pero no queda más remedio ;)
      Un besazo!

      Eliminar
  2. Gracias por los consejos!!! me encantó el post de hoy!!! yo guardo y guardo pero me cuesta triunfos tirar o regalar....siempre "por si acaso" o bien porque son prendas que me traen recuerdos!!! justo ahora estoy diseñando los nuevos armarios de mi casa....que ganas de tenerlos!! Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que te resulte interesante a mi me pareció muy buena idea compartir los consejos que fui recopilando porque el tema de cambio de armarios es una tortura para mí. Eso sí, la culpa totalmente mía, por otro lado, por tener tanta ropa jejeje.
      Bufff que suertuda! armarios a la carta... yo vivo en un piso de alquiler y, claro, me tengo que conformar con lo que hay. No hay poco almacenaje, pero yo necesito mucho más :)
      Me dio una pena irme de casa de mi madre y dejar mi super habitación-vestidor... ahora quité la cama y es sólo vestidor; pero es una lata tener que ir a su casa a buscar cosas pq hay más de 1km entre ambas casas.
      En fin... suertuda!
      Un besazo!

      Eliminar
  3. Elvira, acabo de encontrarme con otra entrada dando consejos, pero creo que los tuyos se acercan más a lo que necesito.
    Lo de regalar la ropa que no me pongo, es algo que hago desde siempre, mi madre nos acostumbró a pensar que otras personas pueden estar felices con lo que tú no usas y es mejor darlo cuando todavía no está del todo pasado. Y tus consejos sobre tener a mano cosas de entretiempo, aquí es básico.
    Afortunadamente, tengo el trastero al lado de casa, en la puerta de al lado y en él puse un armario de esos de plástico que venden en los grandes almacenes con lo que dejo la ropa colgada y metida en bolsas individuales, lo que me permite sacarla de inmediato si me hace falta. Con todo necesito hacer limpieza y encontrar espacio de manera urgente
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Más que ofrecer consejos, este post debería ser una autoimposición para hacerlo bien esta vez... pero ya veremos qué hago al final.
      Yo necesito tirar cosas desesperadamente, ya no puedo guardar más.
      Un besazo enorme guapa!

      Eliminar
  4. ufff yo también tengo que ponerme con ello, así que a ver si saco tiempo, porque esta semana aún tengo que ir al trabajo y la semana que viene empiezo algunos cursos de reciclaje...
    porque aún tengo jerseys de lana en el armario y cajones y ya no me los pongo... yo la verdad es que hago limpieza casi todos los años y los utilizo como trapos, o se los doy a mi madre para que los recicle ella.... este año pienso hacerla tanto en el cambio de invierno como cuando vea la ropa que tengo qeu no me he puesto en tiempo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también espero ser capaz de deshacerme de lo viejo del invierno y de lo que nunca me pongo en verano... ojalá lo consiga!
      Un besazo!

      Eliminar
  5. Acabo de terminar de ordenar mi armario, aquí en el sur empezamos antes con el calor y sin compasión he guardado todos los "por si acaso".
    Muy buen post.
    Besitos.
    Piluka.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí tenemos que retrasar el cambio... vuelve a llover!!!
      Me alegra que te haya gustado el post!
      Un besazo!

      Eliminar
  6. Me encanta es colisionó gracias tengo más espacio y más cosas gracias

    ResponderEliminar

Todo lo que digas me interesa, deja un comentario!!