Por Asturias: Campo de Caso

  • 10:35
  • By Elvira -Imelda y sus zapatos-
  • 6 Comments

Con todos mis respetos para el resto de Comunidades Autónomas... 
vivir en Asturias es un auténtico LUJO

El clima no es de los mejores, está claro, y llueve bastante, pero es soportable; no pasamos casi frío en invierno y, con un poco de suerte,  hasta pasamos algo de calor en verano. Pero lo mejor es que todos los asturianos estamos muy cerca de cualquiera de los rincones preciosos de la tierrina que nos apetezca visitar; es decir,  los de la montaña pueden ir a la playa, sin tener que hacer un gran viaje, cualquier día que quieran  y, viceversa, los de la costa nos plantamos en la montaña en menos de 2 horas.

Y eso, exactamente, fue lo que hicimos este fin de semana...  
mi mejor amiga y yo (junto a nuestros respectivos) fuimos a Campo de Caso // Campu Casu - El Campu (en asturiano) a pasar el fin de semana en la montaña.

Para l@s que no hayais oído hablar de la zona, os diré que el concejo de  Caso se encuentra situado en el interior de Asturias, limita al norte con Piloña, al sur con la provincia de León, al este con Ponga y al oeste con Aller y Sobrescobio.
Geográficamente, destaca la inclusión de casi todo su territorio en el Parque Natural de Redes, que es uno de los mayores valores naturales del Principado de Asturias y en el que abundan las hayas, los castaños y los robles y una gran riqueza en especies animales y vegetales.
Además, Caso es la tierra en donde nace el río más importante de Asturias, el Nalón. Exactamente en la Fuente de la Nalona, Tarna.

Nosotros pasamos un fin de semana excepcional, inmejorable...  Ya desde Campo las vistas son espectaculares, al estar rodeados de montañas, el hotel en el que nos alojamos fue estupendo, la comida fue deliciosa, la ruta que teníamos preparada salió a la perfección y, además, tuvimos la enorme suerte de contar ¡¡con nieve!!


 Plaza del pueblo de Caso


El sábado a mediodía, y con unas condiciones climatológicas muy buenas (sol, "poco" frío, sin viento), hicimos la ruta del "Tabayón del Mongayo", saliendo de Tarna hasta llegar a la Cascada'l Tabayón.

La verdad es que nosotros esperábamos algo así... (lo cual ya hubiese sido una maravilla)

Imagen vía www.rutasysenderosdeasturias.blogspot.com

 Pero llegar a Tarna y encontrar nieve... significaba que la ruta estaría así...


Esta foto está tomada en un pequeño bosque en el sendero y, gracias a la nieve que caía de los árboles a nuestro paso y a un poco de brisa que se levantó, teníamos la sensación de que estaba nevando a nuestro alrededor en ese mismo instante mientras el cielo estaba totalmente despejado. 
Simplemente, ¡espectacular!


Podeis ver  la Cascada'l Tabayón al fondo




La caminata (de unos 9km aproximadamente y tres horas abundantes) es relativamente fácil, con algunos repechos que me dejaron sin aliento; pero asequibles. Sin embargo, con la cantidad de nieve que había, en algunos casos se complicó algo más... por ejemplo, cruzar un par de riachuelos que se habían convertido en casi ríos, alguna zona muy estrecha donde no se reconocía muy bien el borde del camino (yo me veía rodando por la ladera como una bola de nieve gigante con piernas y brazos, al más puro estilo "dibujos animados") y también dos bajadas muuuuy resbaladizas. Pero, en realidad, nada peligroso.

No íbamos equipados para nieve; aunque, por suerte, las botas aguantaron perfectamente.

El hotel en el que nos alojamos, La Lastra, es una antigua casona del S XVIII con una finca magnífica y unas instalaciones y habitaciones (tal vez un poco anticuadas en ciertos aspectos) con muchísimo encanto y a un precio razonable.


Esta era nuestra habitación...


No me digais que despertarse con estos ventanales no es un lujazo...


Y este armario... parecidísimo a dos que tengo de mi abuela y que estoy restaurando...


¡Me encantó la escalera!

 


El desayuno fue un lujazo también, ¡qué pena no haber hecho fotos!... Nos sirvieron bizcocho casero, tostadas de pan, pan, mermeladas caseras, mantequilla casera y unos suspiros del Nalón deliciosos. 

Y si el sábado fue bueno, el domingo no se quedó atras... 

Tras un día de contacto con la naturaleza, llegó el día de la gastronomía y es que, en Asturias, se come de lujo

Por la mañana, tras el desayuno, cogimos el coche con la intención de acercarnos a ver la Fuente de la Nalona, el nacimiento del río Nalón que, además, tiene su desembocadura en nuestro pueblo. 
Sin embargo, la zona del puerto de Tarna estaba nevadísima y sólo pudimos bajarnos un par de veces a hacer fotos porque hacía mucho frío. 

La verdad es que mis botas Panama Jack me salvaron la vida... más calentinas y cómodas ¡imposible!


La comida del domingo fue espectacular... mi amiga conoce perfectamente la zona y reservó mesa en un restaurante pequeñín, de comida tradicional, abundantísimo y con una elaboración de primera. Su nombre es Casa Juanín, en Pendones.

El menú que nos tocó en suerte se componía de sopa de pescado, fabas con jabalí, cabrito asado, callos y picadillo de ciervo. Todo cocinado con muchísimo esmero, con buena materia prima y delicioso. Y, para rematar, unos postres caseros de chuparse los dedos.



Las fotos no son mías... con tanta fame (hambre, en asturiano) que teníamos nos dejamos la cámara en el coche y nadie quiso ir a buscarla y perder un bocado  ;)
Sin embargo, estas fotos que encontré en internet, dan fiel reflejo de la abundancia y buen aspecto de los platos que nos sirvieron a nosotros.

¡Un restaurante absolutamente recomendable!

Zona de la barra, detras está el comedor

En resumen, un fin de semana inolvidable y en buenísima compañía. 

Y por Asturies... ¿Dónde mejor...?


Un besazo y espero que os haya gustado 
y os animeis a visitar estos rincones de Asturias tan preciosos




You Might Also Like

6 comentarios

  1. si es que quienes vivimos aquí somos unos privilegiados!
    un beso

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Completamente de acuerdo!!
      Un besazo y gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. Envidia de la mala con todo lo que enseñas.

    ResponderEliminar
  3. Tienes toda la razón!!! ya sabes que soy una enamorada del norte.... la vez que estuve por Asturias nos pilló una nevada de escándalo cuando íbamos a Potes, pero por total desconocimiento y inconsciencia nos adentramos por el Puerto del Portón con una nevada increible, el coche era un C2 enamo que no sé como salimos vivos, suerte que llevabamos el quitanieves delante..... porque ni cadenas!!! ahora lo pienso y me da algo, eso si, las vistas preciosas, de postal con la nieve!!!
    besos!!!!

    ResponderEliminar
  4. Yo voy a Asturias un par de veces al año, concretamente a Oviedo, a ver a la familia política y me encanta, sobre todo la naturaleza ya que es muy diferente a lo que tenemos en Cartagena. Siempre que vamos hago un poco de turismo y creo que me la conozco mejor que Murcia,.

    ResponderEliminar

Todo lo que digas me interesa, deja un comentario!!